Berlin #StereoTotal

Timmy BoyDancer, Nuevos DescubrimientosLeave a Comment

Siete años hace que estuve por calles Berlinesas por segunda vez en mi vida y al igual que la primera vez (y las esperadas venideras), fui recibido por estas tierras bárbaras con los brazos abiertos y con una buena cerveza en la boca.

Gran ciudad, siempre capaz de sorprenderte. Dejar estas palabras escritas me duele un poco la verdad, porque puede parecer lo más mainstream ever, pero qué coño, no conozco otra ciudad que lleve con tanta naturalidad los garitos de puta coña y las mesas de ping-pong para mamaos a las 3 de la mañana. Oui, Bonne Ville.

Oferta para situaciones surrealistas no le faltan: Desde ver como tu colega alemán empieza a esprintar como Jesse Owens en los últimos metros de un free tour para no pagar 5 euros (luego dicen de los españoles), ver como un personaje se puede pasar durante 47 minutos jugando al futbolín completamente solo mientras nos hace una disertación sobre el espíritu de competición alemán, o ver como dentro de un baño hay un pequeño Bobby espídico dedicándose a retar a pulsos a cualquier amable ciudadano que se le cruzase por su camino, de todas estas particularidades, y acercándonos un poquito en el tema en cuestión, la música molona, me quedo con el garito más de coña que he visto.

No hay palabras para describir las sensaciones que transmitía ese sitio, unas sensaciones que se me han quedado grabadas en la mente, con pocos refuerzos gráficos, eso sí, pero de los que rememoro con nitidez: una pareja lesbiana dándose el lote a la derecha de la barra del bar sobre unos preciosos sofás chincheros de terciopelo, un barman adicto a los chupitos de un no tan conocido Jägermeister, un sexagenario disfrazado de Pocahontas practicando taichí en el centro de la pista, un joven y apuesto alemán en pelotas haciéndole el satélite al ninja pureta (alias Pocahontas) y sobre todos ellos, sin ninguna duda, el jodido líder de la noche, el puto DJ más molón y quedado de toda Alemania, “Speedy González”. ¡Qué personalidad! De verdad, un verdadero profesional, ni Perry Mason haciéndole caso y el entregado a la causa, puro respeto.

Así que en su honor, sabiendo que él nunca me va a leer, quiero decir abiertamente que le llevo en el corazón, que me ha enseñado mucho, y que por lo tanto, voy a poner la música que me sale del ciruelo aunque no me haga caso nadie.

El grupo que os dejo es un grupo que la primera vez que lo escuche me sorprendió, y eso, no es tarea fácil actualmente. Me gusta su frescura y locura, su “porque no lo voy a hacer si me apetece”, y sobretodo, lo desfasados que son mezclando idiomas y sonidos logrando dar un buen resultado. Creo, que sé como piensan.

Lo llevo conmigo desde que me lo enseñó un antiguo compañero de trabajo al que recuerdo con mucho cariño. Una persona que me hizo sobrellevar un año laboral lamentable, donde todo a mi alrededor me parecía de locos y de donde aprendí a como no debían ser las cosas en la vida. Una de las personas más cultas e inteligentes que he conocido y del que todos los días se aprendía algo nuevo, un puto amo.

Share this Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *