La evolución del mito #PinkFloyd

Timmy BoyMíticos, RockLeave a Comment

El día que por fin te encuentras frente al protagonista de todos aquellos grandes discos y momentos del pasado, demasiadas emociones salen a relucir, pero es una y solo una la que siempre gana, la excelencia.

Hubo un tiempo en el que valoraste sus verdaderas cualidades y las hiciste parte no solo de tu gusto musical sino de tu propia personalidad. Unas experiencias que te enamoraron y que siempre recordarás como tu zona segura, a la que siempre vuelves cuando te encuentras dubitativo y perezoso.

Entonces es cuando te encuentras cara a cara con él y te das cuenta de que hay algo que no funciona: su sonido no es el mismo (demasiado bajo tal vez), su voz es áspera y pesada (demasiados pitis tal vez), su ritmo es lento y holgazán (demasiados años tal vez) … Tu amor de verano se acaba de terminar y ni siquiera te has enterado, pero ¿por qué?

Fácil, los discos que escuchas y mitificas son del pasado. Entre ellos y tu “yo presente” hay muchos años de influencia musical, política y social, sus gustos han cambiado, sus preocupaciones han cambiado, ¡joder, es un artista, si no ha cambiado es que hay algo que no funciona!

Asúmelo, Doraemon se ha hecho mayor y tú también. Ahora solo te queda aceptarlo o repudiarlo, porque, ¿acaso el cliente no tiene siempre la razón?


¿Alguna vez os habéis planteado tocar la misma canción todos los días de tu vida?

Share this Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.