¿Quién es William Onyeabor?

Timmy BoyAnomalía, Electrónica, Nuevos DescubrimientosLeave a Comment

Cuando hace unos años llego a mis manos el disco recopilatorio “Who is William Onyeabor?” un sentimiento proteccionista recorrió mi cerebelo. ¿Sería una nueva aproximación del marketing moderno? Bueno, eso estaba claro, pero, ¿sería el nuevo héroe del moderneo underground al que como tal debía despreciar? Sea como sea, siempre escucho cualquier nueva mierda, así que le di caña.

En su obra encontré algo especial y perturbador, posiblemente la mejor aproximación que una nueva música puede hacerme: nuevo sonido, simplicidad y mucha, mucha locura. Nada, me había caído con todo el equipo y tocaba investigar.

Poco a poco fui entrando. Cuanto más profundizaba, más se alarmaba mi persona sensible. Ese mundo de fáciles melodías, inocente y maravilloso, no es lo que pareceBeautiful Baby, Better Change Your Mind, Atomic Bomb… ¿Qué se esconde aquí detrás? Bajo una fachada de simpatía y alegría, una parte de mi cabeza solo era capaz de imaginarse dolor y tortura, la oscuridad más pura. Lo más bonito que imaginaba era un bailecito similar al de Reservoir Dogs que en vez de terminar en una oreja, se extendía a la África en guerra; puro terror.

Ante este descubrimiento, volví a la fuente inicial, al recopilatorio moderno e intenté descubrir “Who is William Onyeabor?”. Ver su documental solo apoyo mi tesis inicial. Todos piensan que es un genio musical, pero la sensación de alerta les ha puesto en guardia. Riqueza, tiempo de post-guerra, soledad, cuanto más preguntan, más entienden que hay cosas que es mejor no conocer.


Por favor, os animo a escucharlo. Me encantaría saber si sentís lo mismo que yo, si veis escondido un monstruo bajo el dulce caramelo o solo es la paranoia de un pseudomoderno underground.

Share this Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.